“Gracias, Te Amo” es una propuesta de meditación, sanación y aceptación del momento presente, basada en mi práctica personal.

Para mí son las palabras que tienen mejor nivel de vibración, al pronunciarlas hacen que cambie el enfoque hacia lo mejor de mí o de otros. Porque cuando siento agradecimiento estoy plena, y cuando siento que amo también.

Son mis palabras favoritas y las tomé del Ho’oponopono (un arte hawaiano muy antiguo de resolución de conflictos), que sugiere la repetición de “Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo” para eliminar cargas del pasado y vivir mejor. Me encanta el Ho’oponopono por lo simple y profundo a la vez, sin embargo después de un tiempo de práctica de repetir estas frases en mi vida cotidiana, sentí que no me sentía comoda al decir “Lo Siento y Perdóname”, sentía que mi nivel de vibración caía y que al pronunciar “Gracias, Te Amo” mi nivel subía.

Como estudiante de Un Curso de Milagros comprendí que sentir culpa (lo siento) y recordar el error (perdóname) me conecta con emociones negativas que llevan a pensar que algo estuvo mal y a buscar culpables, y no quiero eso.

Hay una frase en el UCDM que habla sobre el perdón: “Perdonar no es otra cosa que recordar únicamente los pensamientos amorosos que diste en la pasado, y aquellos que se te dieron a ti. Todo lo demás debe olvidarse” (17-III-1, p.394).

Así que tomé la decisión de solo repetir “Gracias, Te Amo”.

Digo “Gracias, Te Amo” cada vez que puedo, es para mí como un mantra mental o afirmación mental, que al repetirlo una y otra vez, me sitúa en mi presente y me ayuda a sentirme mejor.

Repito “Gracias, Te Amo” antes de dormir porque me ayuda a aquietar mi mente y relajarme, me ayuda a conectarme con Dios, me invita a soltar con amor mis pensamientos de temor. También es una alternativa para borrar culpas y resentimientos, y escoger el Perdón.

Cuando siento alguna molestia física también lo repito, cuando cocino, cuando camino en las mañanas, cuando quiero que mi mente no divague en pensamientos sin rumbo y simplemente quiero estar. Es una gran herramienta para estar en el Aquí y el Ahora.

No es necesario colocarle emoción, aunque si en algunos momentos lo logro hacer, se convierte en un estado de contemplación que es muy poderoso para atraer bienestar, paz interior y lo que se quiera conseguir.

¿A quién le digo “Gracias, Te Amo”? Me lo digo a mí misma porque soy yo quién necesita sentirse amada y valorada, porque en la medida en que mi mente sane las culpas inconscientes, mi entorno sana; porque son mis relaciones el reflejo de mi relación conmigo misma.

Hoy hacen parte de mi vida y quiero compartirlas contigo.

En este sitio web encontrarás reflexiones, ejercicios y frases que si lo permites te ayudaran a encontrar paz en tu vida, a aprender a amar, agradecer por todo cuánto tienes y crear conscientemente tu vida.