El primer principio para la abundancia es la valoración, es decir valorar lo que tenemos, lo que ya está presente en nuestra vida. Parece obvio este principio, sin embargo nuestra mente se enfoca en lo que le falta, en lo que quiere alcanzar y se olvida de lo que ya posee.

Este artículo está relacionado con el anterior en el que escribí sobre la resistencia al momento presente y que con solo cambiar en qué me estoy enfocando puedo cambiar mi actitud frente a lo que estoy viviendo.

Valorar es apreciar, reconocer, cuidar y agradecer. Cuando valoramos lo que tenemos o lo que vivimos, nuestra actitud tiene una vibración alta y estamos vibrando en amor.

Cuando nos quejamos por lo que no tenemos o por lo que está sucediendo, nuestra actitud tiene una vibración baja y estamos vibrando en miedo o escasez.

Según la Ley de Atracción, atraemos a nuestra vida experiencias como respuesta a nuestra vibración; por lo tanto cuando valoramos lo que tenemos estamos en camino de tener más de lo que ya valoramos (vibración de amor).

Pero si nos quejamos por lo que tenemos, estamos en camino de tener más de la mismas situaciones por las cuales quejarnos (vibración de miedo).

Esto lo podemos encontrar también el Biblia en Mateo 13:12 “Porque a cualquiera que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia; pero a cualquiera que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.

Me pregunto ¿Por qué tenemos automatizado resistir las experiencias difíciles, quejarnos por lo que no tenemos y no valorar lo que tenemos?

Quizá la respuesta es que la comprensión de este principio es una tarea que cada uno debe hacer. Y cuando hablo de comprensión me refiero a cuando esto sea parte de uno, porque seguramente lo hemos leído, nos lo han dicho, lo entendemos, pero solo hasta que lo comprendamos y vivimos, cambiaremos a voluntad este patrón de respuesta automático.

Así que lo primero que debemos hacer para atraer más abundancia a nuestra vida es reconocer la abundancia que ya poseemos.

Por lo tanto, es tarea diaria reconocer las bendiciones que tenemos, desde las personas maravillosas que nos rodean, como las cualidades o habilidades que poseemos, y las cosas o logros que hemos alcanzado hasta hoy. La lista seguro será bastante larga. Podemos hacerla fisicamente o mentalmente, lo más importante es que llenarse de agradecimiento y amor, y esta vibración nos permitirá impregnar de amor todo lo que hagamos, día a día.

Otra manera de hacerlo es a través del uso de afirmaciones que ayudan a la mente a estar enfocada en lo que queremos, como por ejemplo:

  • “Gracias por la abundancia que poseo hoy”.
  • “Gracias por las formas de abundancia presentes y por las que están a punto de manifestarse”.
  • “Gracias por la oportunidad de servir”.

En mi Audio Subliminal Terapéutico “Gracias, Te Amo” encontrarás frases similares a estas que te ayudarán a reprogramar tu mente hacia el Amor y el Agradecimiento.

Recuerda la vida no te dará como respuesta lo que quieres, sino lo que tú eres.

Espero este artículo sea de ayuda en tu vida.