A veces no sabemos qué es lo mejor para nosotros, nos confunde el hecho de creer que tenemos que decidir, sin embargo muchas de las decisiones que tomamos lo hacemos desde bases equivocadas como miedos, creencias limitantes y resentimientos.

Sin embargo, siempre lo que estamos viviendo es lo perfecto para nosotros.
Lo sugerido es cambiar desde adentro para que afuera los cambios se manifiesten. Incorporar en nuestra vida el sentimiento pleno de Confianza en lo Superior y el Don Permitir nos ayudará a vivir con Amor y Propósito día a día.

He aquí un fragmento del Un Curso de Milagros que podemos incorporar en nuestro diario vivir, afirmando la confianza y el permiso para que lo divino se haga cargo de nosotros.

2Estoy aquí únicamente para ser útil.

3Estoy aquí en representación de Aquel que me envió.

4No tengo que preocuparme por lo que debo decir ni por lo que debo hacer, pues Aquel que me envió me guiará.

5Me siento satisfecho de estar dondequiera que Él desee, porque sé que Él estará allí conmigo.

6Sanaré a medida que le permita enseñarme a sanar.

Texto, Capítulo 2 – La Separación y la Expiación, V- La función del obrador de milagros.